¿Por qué debemos proteger nuestras manos?

Nuestras manos son nuestra carta de presentación. Son las herramientas más importantes en gran parte de las actividades que realizamos de la mañana a la noche y por tanto la piel de las manos estás sujetas a varios factores que alteran su textura, apariencia y salud.

Su piel está recubierta naturalmente por un manto hidrolipídico (agua + grasas) que ayuda a conservar la humedad de la piel, protege de infecciones y del ataque de algunos agentes ambientales porque actúa como una barrera que nos protege de factores internos y externos.

Los agentes externos que alteran la piel de nuestras manos son el uso de jabón, detergentes y solventes generalmente usados para estética de las uñas. También es importante considerar el impacto de agentes ambientales, climáticos y la contaminación que agreden nuestra dermis.

Existen también agentes internos que pueden alterar el equilibrio del manto hidrolipídico, como: la disfunción sebácea, la disfunción sudorípara, el nerviosismo (estrés y ansiedad), alteraciones hormonales, medicamentos y una alimentación deficiente en ingesta de agua.

Con el paso de los años estos factores pueden generar un aspecto maltratado de las células de la piel y envejecimiento acelerado. Para evitarlo debemos usar productos que la humecten y la mantengan humectada.